18 mayo, 2023

39ytú

Microbiota y ejercicio

La microbiota intestinal es el conjunto de los microorganismos que viven en el tracto gastrointestinal, estos microorganismos son muy importantes para mantener la salud del huésped. La cantidad de células y el material genético del microbioma superan en número a las células del cuerpo humano y a su material genético.

A menudo, se producen alteraciones por crecimiento o disminución de poblaciones bacterianas concretas, lo que puede hacer que el organismo esté más expuesto a contraer alguna patología o a un mal funcionamiento del mismo. Estas alteraciones pueden ser debidas a diferentes situaciones, como a una enfermedad, a cambios en la alimentación y/o en el estilo de vida, etc. Una correcta alimentación, no fumar o tener una vida activa son parámetros clave para mantener una microbiota saludable. Realizar ejercicio físico de forma regular es muy importante, tanto aeróbico como de fuerza.

Muchos estudios han analizado los cambios producidos en la microbiota humana con la práctica de ejercicio físico y en todos los casos esta asociación es positiva.

La motilidad intestinal aumenta al realizar ejercicio físico; de esta forma es fácil que la regularidad intestinal mejore. Esto hace incrementar la expulsión de microbios unidos al microbioma del tracto gastrointestinal, lo que da lugar a un aumento de la población bacteriana saludable.

La edad de la microbiota también influye y es que en edades tempranas es más fácil de modificar. Un aumento de bacterias Firmicutes y la disminución de Bacteroidetes se relaciona con la obesidad. Un estudio llevado a cabo en jugadores de rugby, con un alto rendimiento, se observó una proporción menor de Firmicutes sobre Bacteroidetes; bacterias que tienen relación con la obesidad y la diabetes.

El cambio producido en la microbiota debido al ejercicio físico se asoció con una menor resistencia a la insulina, una menor inflamación del tejido adiposo y una mejor tolerancia al ejercicio.

 

Bibliografía

Sohail MU, Yassine HM, Sohail A, Thani AAA. Impact of Physical Exercise on Gut Microbiome, Inflammation, and the Pathobiology of Metabolic Disorders. Rev Diabet Stud. 2019;15:35-48.

Hoffman-Goetz L, Pervaiz N, Packer N, Guan J. El entrenamiento de rueda libre disminuye la expresión de citoquinas proinflamatorias y aumenta la expresión en linfocitos intestinales de ratones. Brain Behav Immun. 2010; 24 (7):1105–1115.

Mika A, Van Treuren W, Gonzalez A, Herrera JJ, Knight R, Fleshner M. El ejercicio es más efectivo para alterar la composición microbiana intestinal y producir cambios estables en la masa magra en ratas F344 macho jóvenes versus machos adultos. Más uno. 2015; 10 (5):e0125889.

Riva A, Borgo F, Lassandro C, Verduci E, Morace G, Borghi E, Berry D. La obesidad pediátrica se asocia con una microbiota intestinal alterada y cambios discordantes en las poblaciones de Firmicutes. Microbiol Ambiental. 2017; 19 (1):95–105.

Welly RJ, Liu TW, Zidon TM, Rowles III JL, Park YM, Smith TN, Swanson KS, Padilla J, Vieira-Potter VJ. Comparación de la dieta frente al ejercicio sobre la función metabólica y la microbiota intestinal en ratas obesas. Ejercicio deportivo Med Sci. 2016; 48 (9): 1688–1698.

McFadzean R. El ejercicio puede ayudar a modular la microbiota intestinal humana. 2014. Tesis.


También te puede interesar

This will close in 0 seconds