Suscríbete a nuestra newsletter y obtén un 10% de descuento en tu primera compra Suscribirme

CONTROL DE GLUCOSA

Controla el azúcar con esta solución.

REDUCE EL COLESTEROL

Controla el colesterol con esta solución bioactiva.

DISCONFORT INSTESTINAL

Para personas con problemas intestinales.

REGULARIDAD INTESTINAL

Mejora el estriñimiento.

REGULARIDAD INTESTINAL

Refuerza tus defensas.

AYUDA A TUS DEFENSAS

Busca tu bienestar digestivo.

DISCONFORT DIGESTIVO

Te ayuda a mitigar las posibles contaminaciones de gluten.

26 junio, 2020

39ytú

Lactobacillus acidophilus NCFM y sus beneficios

Ana María Caballero Valcárcel, Coordinadora de Proyectos de I+D+i en San Antonio Technologies


Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren un beneficio para la salud del huésped. Dichas contribuciones a la salud se producen mediante mecanismos de exclusión competitiva con bacterias patógenas, y a través de la mejora de la barrera epitelial del intestino y del sistema inmunológico.

Las bacterias acido lácticas (BAL) son microorganismo Gram positivos, no patógenos, caracterizados por su tendencia a metabolizar los hidratos de carbono en ácido láctico. Históricamente, han sido utilizados para la fermentación de alimentos y piensos, pero desde hace décadas se han popularizado por las propiedades promotoras de la salud de algunas cepas, especialmente las pertenecientes al género Lactobacillus spp. Algunas cepas de este grupo ejercen propiedades probióticas adicionales que proporcionan beneficios para la salud del huésped mediante la regulación de las funciones del sistema inmunológico. Dentro de este género, Lactobacillus acidophilus NCFM es una de las cepas más reconocidas y estudiadas, así como comercialmente distribuidas.

Lactobacillus acidophilus NCFM es una bacteria probiótica que fue aislada y caracterizada en los laboratorios de investigación de Microbiología Alimentaria de la Universidad Estatal de Carolina del Norte en Estado Unidos, al cual se debe el acrónimo NCFM (North Caroline Food Microbiology). La cepa fue aislada de una fuente humana en los años 70, y desde entonces, se utiliza ampliamente en alimentos convencionales como productos lácteos, fórmulas para niños pequeños y suplementos dietéticos. Además, de conferir propiedades beneficiosas para la salud del huésped interactuando con las células del sistema inmunológico y aumentando la integridad intestinal. En los últimos años, numerosas investigaciones han destacado los diferentes beneficios de esta cepa en la prevención y ayuda en el tratamiento de enfermedades, las cuales se describen a continuación:

  • Distensión abdominal. Los trastornos funcionales del intestino son los desórdenes gastrointestinales más comunes en el mundo occidental, siendo sus principales síntomas clínicos la hinchazón y distensión abdominal así como la producción de gases. Para analizar el efecto de Lactobacillus acidophilus NCFM en este tipo de patologías, se realizó un estudio en 60 sujetos con una media de edad de 37 años, y con trastornos funcionales del intestino, sin estreñimiento, a los cuales se les administró el probiótico versus placebo durante un tratamiento de 8 semanas. La distensión abdominal mejoró en el grupo de sujetos que tomó el probiótico comparado con el grupo placebo a las 4 semanas (4,10 vs 6,17, p=0,009) y a las 8 semanas (4,26 vs 5,84, p=0,06), respectivamente.

 

  • Flatulencia. El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno gastrointestinal funcional crónico con una prevalencia mundial estimada en un 6 % en la población general adulta. Sus síntomas consisten en dolor o molestias abdominales, alteración de los hábitos intestinales, especialmente estreñimiento y/ o diarrea. La fisiopatología del SII implica una disfunción del eje intestino-cerebro vinculado a la microbiota intestinal, provocando una disbiosis bacteriana, así como hipersensibilidad visceral, motilidad y secreción gastrointestinal anormal, e inflamación intestinal de bajo grado. En ausencia de un enfoque terapéutico bien establecido, los pacientes con SII buscan estrategias alternativas como los probióticos. Una investigación reciente ha demostrado que el tratamiento con Lactobacillus acidophilus NCFM en pacientes con SII durante 8 semanas mejoró significativamente los síntomas de flatulencia (p=0,03) y los hábitos intestinales (p=0,04) comparado con los pacientes que tomaron un placebo.

 

  • Fiebre y congestión nasal en niños. Los probióticos son utilizados para la mejora de la salud de los niños desde edades tempranas. El valor añadido de la ingesta de Lactobacillus acidophilus NCFM en niños fue comprobado en un estudio, en el que se seleccionó este probiótico por su capacidad de competir con bacterias patógenas (aumenta la secreción de mucinas y estimula las funciones reguladoras de las células dendríticas). Dicho estudio se llevó a cabo en 326 niños de entre 3 y 5 años de edad, que tomaron Lactobacillus acidophilus NCFM o placebo durante 6 meses. Tras analizar los resultados se observó que la incidencia de fiebre y tos se redujo un 53 % y 41,4 % en el grupo que tomó el probiótico respecto al placebo. Además, la duración del número de días con fiebre, tos y rinorrea en el grupo del probiótico fue menor al compararlo con el grupo placebo. La incidencia del uso antibióticos se redujo un 68,8 % en comparación con el placebo, y la pérdida de días de colegio en el grupo del probiótico fue un 31,8 % menor respecto al placebo.

 

  • Diabetes tipo 2. Los hábitos de vida actuales, como el sedentarismo y la alta ingesta de calorías, propician en adultos sanos el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares como la diabetes tipo 2, la cual se caracteriza porque el cuerpo no produce o no usa bien la insulina. La inflamación crónica de bajo grado con niveles elevados de citoquinas proinflamatorias circulantes se considera un componente patogénico de la resistencia a la insulina y de la diabetes tipo 2. Diversos autores han propuesto que Lactobacillus acidophilus NCFM puede poseer propiedades antidiabéticas debido a sus efectos inmunomoduladores. Para probar la hipótesis de como la suplementación oral con Lactobacillus acidophilus NCFM mejora la sensibilidad a la insulina se realizó un estudio en 45 sujetos diagnosticados con diabetes tipo 2 y tolerancia a la glucosa normal o deficiente, a los cuales se les administró durante 4 semanas un tratamiento con Lactobacillus acidophilus NCFM o placebo. Tras la intervención se observó que el grupo que había tomado el probiótico mantuvo la sensibilidad a la insulina, aumentado 5 puntos durante el tratamiento, mientras que en el grupo que había tomado el placebo disminuyó 3 puntos durante la intervención.

 

  • Dolor abdominal. Estudios realizados en animales han comprobado como el consumo diario de Lactobacillus acidophilus NCFM aumenta la expresión del receptor mu-opoides en la mucosa intestinal, asociando estos efectos con la disminución del dolor intestinal. Para comprobar este hecho en humanos se llevó a cabo un ensayo clínico, en el cual se incluyeron 20 sujetos de entre 18 y 70 años de edad con dolor abdominal leve. Durante 21 días tomaron un tratamiento con el probiótico, solo o en combinación con Bifidobacterium lactis. Tras la intervención se observó que el grupo que ingirió el Lactobacillus acidophilus NCFM solo, indujo selectivamente la expresión de receptores mu-opioides.

En la actualidad se sigue investigando el uso del Lactobacillus acidophilus NCFM en otras patologías. Por ejemplo, recientes estudios preclínicos han observado el efecto que tiene el probiótico en la mejora de la enfermedad del hígado graso no alcohólica y la vaginosis bacteriana. En relación a la primera, una investigación analizó como el probiótico reequilibró la microbiota intestinal, mejorando la integridad del intestino y disminuyendo las citoquinas inflamatorias. En cuanto al efecto de Lactobacillus acidophilus NCFM en la vaginosis bacteriana, se ha observado como el probiótico compite con el hongo Candida spp. por la colonización vaginal, secretando un fluido para prevenir la invasión de patógenos, y equilibrando la microbiota vaginal.

Nuestra solución activa, GASTRIC PRO, complemento alimenticio con Lactobacillus acidophilus NCFM, contiene como ingrediente activo la bromelaína, extractos de manzanilla e hinojo, que contribuye favorablemente al confort digestivo.

Comprar la solución

 

Bibliografía

Andreasen, A. S., Larsen, N., Pedersen-Skovsgaard, T., Berg, R. M., Møller, K., Svendsen, K. D., ... & Pedersen, B. K. (2010). Effects of Lactobacillus acidophilus NCFM on insulin sensitivity and the systemic inflammatory response in human subjects. British journal of nutrition, 104(12), 1831-1838.

Celebioglu, H. U., Olesen, S. V., Prehn, K., Lahtinen, S. J., Brix, S., Hachem, M. A., & Svensson, B. (2017). Mucin-and carbohydrate-stimulated adhesion and subproteome changes of the probiotic bacterium Lactobacillus acidophilus NCFM. Journal of proteomics, 163, 102-110.

Chen, C. C., Chiu, C. H., Lin, T. Y., Shi, H. N., & Walker, W. A. (2009). Effect of probiotics Lactobacillus acidophilus on Citrobacter rodentium colitis: the role of dendritic cells. Pediatric research, 65(2), 169-175.

Cheng, D., Song, J., Xie, M., & Song, D. (2019). The bidirectional relationship between host physiology and microbiota and health benefits of probiotics: A review. Trends in Food Science & Technology.

Klotz, C., O'Flaherty, S., Goh, Y. J., & Barrangou, R. (2017). Investigating the effect of growth phase on the surface-layer associated proteome of Lactobacillus acidophilus using quantitative proteomics. Frontiers in microbiology, 8, 2174.

Konstantinov, S. R., Smidt, H., de Vos, W. M., Bruijns, S. C., Singh, S. K., Valence, F., ... & Van Kooyk, Y. (2008). S layer protein A of Lactobacillus acidophilus NCFM regulates immature dendritic cell and T cell functions. Proceedings of the National Academy of Sciences, 105(49), 19474-19479.

Laličić-Petronijević, J., Popov-Raljić, J., Obradović, D., Radulović, Z., Paunović, D., Petrušić, M., & Pezo, L. (2015). Viability of probiotic strains Lactobacillus acidophilus NCFM® and Bifidobacterium lactis HN019 and their impact on sensory and rheological properties of milk and dark chocolates during storage for 180 days. Journal of Functional Foods, 15, 541-550.

Leyer, G. J., Li, S., Mubasher, M. E., Reifer, C., & Ouwehand, A. C. (2009). Probiotic effects on cold and influenza-like symptom incidence and duration in children. Pediatrics, 124(2), e172-e179.

Neish, A. S. (2017). Probiotics of the Acidophilus Group: Lactobacillus acidophilus, delbrueckii subsp. bulgaricus and johnsonii. In The Microbiota in Gastrointestinal Pathophysiology (pp. 71-78). Academic Press.

Sadrin, S., Sennoune, S., Gout, B., Marque, S., Moreau, J., Zinoune, K., ... & Maixent, J. M. (2020). A 2-strain mixture of Lactobacillus acidophilus in the treatment of irritable bowel syndrome: A placebo-controlled randomized clinical trial. Digestive and Liver Disease.

Ringel, Y., Ringel-Kulka, T., Maier, D., Carroll, I., Galanko, J. A., Leyer, G., & Palsson, O. S. (2011). Clinical trial: probiotic bacteria Lactobacillus acidophilus NCFM and Bifidobacterium lactis Bi-07 versus placebo for the symptoms of bloating in patients with functional bowel disorders-a double-blind study. Journal of clinical gastroenterology, 45(6), 518.

Ringel‐Kulka, T., Goldsmith, J. R., Carroll, I. M., Barros, S. P., Palsson, O., Jobin, C., & Ringel, Y. (2014). Lactobacillus acidophilus NCFM affects colonic mucosal opioid receptor expression in patients with functional abdominal pain‐a randomised clinical study. Alimentary pharmacology & therapeutics, 40(2), 200-207.

Xue, L., He, J., Gao, N., Lu, X., Li, M., Wu, X., ... & Geng, Y. (2017). Probiotics may delay the progression of nonalcoholic fatty liver disease by restoring the gut microbiota structure and improving intestinal endotoxemia. Scientific reports, 7, 45176.


También te puede interesar

Akkermansia municiphila, conocida por muchas personas simplemente como Akkermansia, es…

El número y variedad de las bacterias de la microbiota…

Usamos Cookies propias y de terceros, para analizar los hábitos de navegación y poder distinguir usuarios en la web e identificar tecnología empleada por el usuario. Como usuario puedes aceptar las cookies o acceder a la configuración del navegador para inhabilitarlas e impedir que sean instaladas. Sin cookies es posible que tengas dificultades de navegación.