6 julio, 2022

39ytú

Pautas para cuidar tu salud intestinal en verano

"La salud digestiva tiene un impacto muy grande en nuestro bienestar. Si bien en verano el cuerpo y la mente nos piden disfrutar y ser más flexibles con nuestros hábitos diarios, es importante tener en cuenta los consejos expuestos en este artículo para no descuidar nuestra microbiota intestinal durante las vacaciones".

El verano puede afectar a nuestra microbiota intestinal. En esta época, y sobre todo en vacaciones, salimos más, comemos fuera y cambiamos nuestros horarios. Todo esto, junto con una inadecuada desinfección de frutas y vegetales puede provocar alteraciones en el equilibrio de nuestra microbiota, produciendo disbiosis que se deja notar en forma de malestar. Por tanto, es importante no descuidar nuestra alimentación, ya que a través de ella ayudaremos al buen funcionamiento de nuestro sistema digestivo.

Existen alimentos capaces de a reforzar nuestras bacterias intestinales. En este artículo te hablaremos sobre algunos de ellos.

¿Cómo pueden afectar las altas temperaturas a nuestra microbiota?

Con la llegada de las altas temperaturas en verano, el número de toxiinfecciones alimentarias aumenta. Principalmente porque en esta época del año se dan las condiciones de temperatura y humedad adecuadas para acelerar la reproducción de las bacterias habitualmente presentes en los alimentos como: Salmonella, Campylobacter o Escherichia coli.

Es ahora, cuando nuestras bacterias intestinales deben hacer frente a un mayor número de patógenos ingeridos a través de los alimentos, el agua e incluso, a través de menaje mal desinfectado.

Alimentos para reforzar tu microbiota intestinal

Para disfrutar de un verano saludable, no sólo basta con extremar la higiene en las prácticas de manipulación y conservación de alimentos. Además, podemos ayudar a reforzar nuestra microbiota a través de la alimentación. Los alimentos probióticos, prebióticos y simbióticos, forman parte estos alimentos funcionales, beneficiosos para la salud.

Alimentos Probióticos

El yogur, presente en todas las neveras, es rico en Lactobacillus y Bifidobacterias; así que no podía faltar en nuestras recomendaciones. Opta por aquellas variedades naturales sin azúcares añadidos.

El kéfir de leche, fermentado por la acción de un hongo con forma de coliflor. A estas alturas todos conocemos de los beneficios de esta leche fermentada. Como en el caso anterior, su contenido en microorganismos vivos nos proporciona importantes beneficios para nuestra salud intestinalComo en el caso del yogur, el mismo proceso de fermentación láctica consigue que gran parte de la lactosa de la leche se acabe convirtiendo en ácido láctico, favoreciendo su digestión.

También pertenecen al grupo de alimentos con dichas características: las aceitunas, los pepinillos, el chucrut, el miso y el Tempeh de soja fermentada, algunos quesos no pasteurizados y el té Kombucha, la bebida de moda a base de té fermentado.

Alimentos prebióticos

Alimentos ricos en almidón resistente.  El almidón resistente al proceso digestivo, además un excelente festín para las bacterias intestinales puede, incluso, ayudarnos a mejorar los problemas de inflamación provocados por el sobrepeso. Se trata de un carbohidrato que puede ser digerido por las bacterias de nuestro intestino y que se consigue consumiendo patatas, pasta o arroz enfriados, así como en las legumbres y avena. Estos alimentos, una vez enfriados, reducen su índice glucémico y actúan como prebióticos. Esto sucede por un proceso conocido como retrogradación del almidón.

Alimentos ricos en inulina, como: espárragos, alcachofas, cebolla o puerro.  La inulina, en su condición de fibra soluble, es un prebiótico no digerible que llega casi intacto hasta el intestino grueso, donde sirve de alimento a nuestra microbiota, nutriéndola y equilibrándola.

Cereales integrales, como el arroz, el pan o la pasta integral, cuyo contenido en fibra insoluble facilita y regula el tránsito intestinal.

Simbióticos

El término «simbióticos» se refiere a los productos que contienen probióticos y prebióticos. En sentido estricto debería ser reservado a productos en los que el componente prebiótico selectivamente favorece al componente probiótico. Pro Fibra de 39ytú está formulado con la cepa probiótica Bifidobacterium Lactisy  Fibersol- 2 para mejorar tu regularidad intestinal. Por otro lado, Pro-Intestino de 39ytú combina Bifidobacterium Longum Es1 con ácidos grasos omega 3, entre otros. Los omega-3 son ácidos grasos que se encuentran principalmente en aceites de pescado y forman parte de las membranas celulares.

Mejora tu salud y bienestar gracias a 39ytú: una nutrición de precisión rica en pro y prebióticos que te ayudará a corregir las posibles alteraciones intestinales y a mantener una microbiota sana durante el verano.


También te puede interesar

Departamento de nutrición Instituto Central Lechera Asturiana de…

▷ Gracias al test de microbioma de 39ytú podemos ofrecerte una solución personalizada para un correcto balance de tu microbiota. ¡Entra!

La glutamina es un aminoácido semiesencial. Nuestro cuerpo lo produce a partir de…