De venta en

De venta en farmacias

y

y parafarmacias de

CONTROL DE GLUCOSA

Controla el azúcar con esta solución.

REDUCE EL COLESTEROL

Controla el colesterol con esta solución bioactiva.

DISCONFORT INSTESTINAL

Para personas con problemas intestinales.

REGULARIDAD INTESTINAL

Mejora el estriñimiento.

REGULARIDAD INTESTINAL

Refuerza tus defensas.

AYUDA A TUS DEFENSAS

Busca tu bienestar digestivo.

DISCONFORT DIGESTIVO

Te ayuda a mitigar las posibles contaminaciones de gluten.

13 marzo, 2020

39ytú

Refuerza tus defensas y estimula tu sistema inmunitario

Algunas señales como pupas en los labios, cansancio y apatía, dolor muscular, dificultad de cicatrización de las heridas, fragilidad de uñas o cabello, etc. delatan que nuestras defensas se encuentran comprometidas. Dentro de un estilo vida saludable; la alimentación equilibrada, la deshabituación tabáquica, la práctica regular de ejercicio físico, y el consumo regular de probióticos, contribuyen al buen funcionamiento de nuestras defensas. La investigación en este último terreno es prolífica, ofreciendo resultados cada vez más rigurosos.

Los antibióticos, la mala alimentación, el estrés, y otros factores, pueden comprometer tanto el número como el funcionamiento de las bacterias útiles que hay en el intestino. Este desequilibrio entre el número o proporción de microorganismos amigables y patógenos dentro del intestino humano se conoce como disbiosis y es un problema que aparece con relativa frecuencia.

Una dieta equilibrada para reforzar el sistema inmune

Los conceptos de alimentación y salud siempre han ido de la mano. Son muchos los estudios demuestran que una dieta equilibrada refuerza el sistema inmunológico. A continuación, algunos de los nutrientes implicados de una manera directa.

Energía: el aporte de energía debe ser el correcto: ni por encima ni por debajo de las recomendaciones. El exceso energético afecta a la capacidad del sistema inmunológico de combatir infecciones. La función inmunológica también se ve alterada en personas que ingieren dietas por debajo de las 1.200 kcal o dietas más ricas en aporte energético, pero desequilibradas.

Grasas: por lo que respecta a las grasas, una dieta baja en grasas también favorece la salud del sistema inmunitario. Cabe destacar que, no sólo es importante la cantidad, sino también la calidad y variedad de estas grasas. Conviene que la dieta sea rica en pescado azul, frutos secos, aceite de oliva, girasol, o linaza para asegurar un aporte equilibrado y variado de grasas esenciales.

Probióticos: un consumo regular de lácteos fermentados como yogur o kéfir contribuye, asimismo, a aumentar las defensas inmunológicas. Estudios demuestran que quienes consumen estos alimentos de forma regular presentan un mejor estado del sistema inmunitario además de una mayor resistencia a intoxicaciones alimentarias.

Vitamina C: aumenta la producción de interferón (con acción antiviral).  Además, es necesaria para formar colágeno (contribuye al mantenimiento de las barreras naturales contra las infecciones).

Vitamina E: aumenta la respuesta inmune (administrada a dosis de 200 mg/día en inmunodeprimidos con dietas desequilibradas).

Vitamina A: desempeña un papel esencial en las infecciones y en el mantenimiento de la integridad de la superficie de las mucosas (barreras naturales contra las infecciones).

Complejo B, ácido fólico: se han descrito alteraciones inmunológicas asociadas al déficit de vitaminas del grupo B. La carencia de ácido fólico o vitamina B9 suprime la respuesta de algunos linfocitos, lo que a su vez, se acompaña de la disminución de ciertos anticuerpos.

Flavonoides: antioxidantes presentes en numerosos vegetales, algunos de los cuales, potencian la acción de la vitamina C.

Hierro: su déficit disminuye la proliferación celular y la respuesta inmunológica.

Cinc: su carencia afecta a la respuesta inmunológica y al funcionamiento de órganos linfoides

Selenio: su déficit, reduce la actividad bactericida, la respuesta de los anticuerpos frente a ciertos tóxicos y el desarrollo de linfocitos.

Por ello, hay que asegurar una dieta equilibrada y lo suficientemente variada para que incluya alimentos de todos los grupos descritos.

Cómo estimular el sistema inmunitario

  • Es importante llevar una dieta equilibrada y variada, partiendo de alimentos frescos y ricos en vitaminas y minerales.
  • El descanso debe ser suficiente. Un número de horas de sueño reparador favorece el óptimo funcionamiento del sistema inmune.
  • La actividad física aeróbica y de intensidad moderada debe de formar parte de nuestra vida regular.
  • Evitar el estrés se hace necesario si queremos mantener un correcto funcionamiento de nuestro sistema inmune
  • El consumo de probiótico se convierte en un aliado para la salud inmunitaria. Concretamente, recientes estudios in vitro e in vivo demuestran que Lactobacillus y Bifidobacterium ejercen efectos directos sobre la función de barrera del epitelio intestinal, evidenciado por la disminución de la permeabilidad intestinal y una mayor resistencia intestinal epitelial.
  • La equinacia y la salvia contribuye a las defensas naturales del cuerpo, siendo un apoyo al sistema inmunológico.

 


También te puede interesar

¿Sabías que tu intestino contiene una enorme cantidad de células nerviosas? ✅ Nuestro cerebro se comunica directamente con el intestino. ¡Entra!

Nuestra microbiota es un conjunto de bacterias que inciden directamente en el sistema inmune. ✅ ¿Sabes cómo afecta eso a tu salud?

Usamos Cookies propias y de terceros, para analizar los hábitos de navegación y poder distinguir usuarios en la web e identificar tecnología empleada por el usuario. Como usuario puedes aceptar las cookies o acceder a la configuración del navegador para inhabilitarlas e impedir que sean instaladas. Sin cookies es posible que tengas dificultades de navegación.